Como ya hemos comentado en varias ocasiones, nuestra meta en esta vida es alcanzar la felicidad.

Todo lo que hacemos y aprendemos de la vida va enfocado a que cumplamos nuestra misión en la vida.

¿Pero cómo sabes si vas por el camino correcto?

Como en cualquier ámbito de nuestra vida, necesitas tener unos indicadores que midan si estás acercándote o alejándote de  tu objetivo, sea el que sea.

De este modo, sabrás si debes potenciar lo que estás haciendo, si te va bien, o por el contrario puedes corregir la trayectoria cuando percibas que te alejas del objetivo.

¿Cuáles son esos indicadores?

Nosotros nos relacionamos con el mundo que nos rodea a través de los sentidos. Obtenemos información que nuestro cerebro interpreta y que le sirven para tomar decisiones.

Sin estos sentidos, seríamos incapaces de poder tomar decisiones.

Pero para completar los sentidos que nos permitan disponer de toda la información necesaria y que nos sirva de indicador, nos falta uno ¿Cuál?

Efectivamente, las emociones.

El sentido de la emoción es uno más a añadir a los cinco sentidos aceptados y reconocidos, pero al que le damos poca importancia y tenemos infrautilizado.

Los pensamientos que tenemos continuamente, nos generan emociones y estas son las que nos hacen ponernos en acción para obtener un resultado.

[quote align=»center» color=»#999999″]»Las ideas mueven el mundo sólo si antes se han transformado en sentimientos». Elizabeth Taylor[/quote]

Por tanto, es muy importante que para conseguir tus objetivos te enfoques mentalmente en ellos.

Esto generará en ti una emoción que te hará sentir mejor o peor.

Si te sientes bien, será un indicador claro de que tu pensamiento está alineado con tus valores y tu objetivo, lo que provocará que refuerces ese pensamiento y tomes acción en esa misma linea para obtener el resultado deseado.

Por el contrario, si te sientes mal, el indicador te está dando información para que rectifiques el camino, ya que tus pensamientos y tus acciones no están orientados al objetivo.

Escucha a tu Ser Interior. Aprende a prestar atención a lo que sientes, sin juzgar, sólo siente. Esto es una manera natural de aprender y que tiene su aplicación en múltiples áreas de tu vida:

[list type=»check»]

  • En tus relaciones con los demás.
  • En tu trabajo.
  • En tu forma de jugar al golf (hablaremos de ello otro día).
  • En tus negocios.
  • En tu autoestima.
  • En tu bienestar.
  • En tu abundancia económica.
  • En tu salud.
  • Y en cualquier otra que se te ocurra.

[/list]

Sintoniza tu pensamiento para que genere buenas emociones.

Esto te llevará irremediablemente, a SER cada vez mejor, a CAMBIAR y por tanto, a conseguir todo aquello que desees en tu vida ideal.

[quote align=»center» color=»#999999″]»No somos responsables de las emociones, pero sí de lo que hacemos con las emociones». Jorge Bucay[/quote]

Todo ello te lo contaré con más detalle y profundidad en mi próximo libro «Los 7 Pasos para Crear la Vida que Deseas» que estoy terminando y que si sigues este blog con asiduidad, tendrás el privilegio de leer antes que nadie.

No lo dudes, suscríbete ya a mi blog porque además de ser el primero que disponga de toda la información detallada y desarrollada en el libro de forma muy práctica para que puedas empezar a cambiar desde el primer día, recibirás periódicamente información valiosa para crear la vida que deseas a nivel personal y profesional.

Si te ha gustado este artículo, compártelo en las redes sociales para que llegue a más gente que se pueda beneficiar de estos consejos.

Gracias por leerme, gracias por estar ahí.

Francisco