Esta pregunta puede parecer una trivialidad, pero ¿a cuántas personas conoces que sí o sí hacen lo que sea por tener razón, por que la gente le dé públicamente la razón? A muchas ¿verdad?

En este artículo hago una reflexión al respecto, analizando qué es lo que nos lleva a muchas personas a sentir la necesidad imperiosa de que nos den siempre la razón.

¿Crees que vale la pena a toda costa esta actitud? ¿Te lleva esto a ser feliz?

Si nos fijamos, el  hecho de querer tener siempre la razón, proviene de nuestras propias creencias.

El propósito de nuestras creencias consiste en guiarnos en áreas en las que no conocemos la realidad. Ésta es la razón por la cual las creencias ejercen una experiencia tan profunda en nuestras percepciones y en nuestras visiones de futuro.

Para alcanzar resultados y manifestar nuestros valores debemos creer que algo puede suceder, aunque no estemos seguros de ello.

Ese es el gran reto de la felicidad: conseguir que los objetivos que logremos estén de acuerdo a nuestros valores. Y para conseguir nuestros objetivos, nada mejor que creer en nosotros mismos y en nuestras posibilidades.

¿Por qué es tan importante para nosotros tener razón?

Fundamentalmente debido a las siguientes razones:

[list type=»check»]

  • Principalmente porque creemos que tenemos razón.
  • Hemos apostado personalmente por nuestras creencias y las damos por ciertas.
  • Porque necesitamos demostrarnos a nosotros mismos, que nuestras creencias son ciertas.
  • No estamos dispuestos a mostrar debilidad.

[/list]

Todo esto te suena ¿verdad?

Hacemos lo que sea y como sea por mostrarnos fuertes y convencer a los demás de que somos poseedores de la verdad, que nuestra verdad es absoluta.

Sin embargo, no nos damos cuenta que nuestra realidad es la que es para nosotros mismos, pero no tiene porqué coincidir con la realidad de otras personas, ya que sus creencias pueden ser diferentes y, por tanto, su mapa, muy distinto del nuestro.

[bctt tweet=»En esta vida tienes que elegir entre dos opciones: ser feliz o tener razón»]

¿Qué conseguimos teniendo razón?

Necesitamos tener razón a toda costa porque:

[list type=»check»]

  • Nos da seguridad y tenemos la falsa sensación de controlar nuestras vidas.
  • Demostramos que nuestras creencias son ciertas, nos reafirmamos.
  • Aumenta nuestra autoestima.

[/list]

Por todo esto, debes vigilar que tus creencias te favorezcan y te ayuden, porque siempre vas a encontrar alguna excusa para poder justificarlas y para construir sobre ellas tu verdad.

¿Y tú? ¿Qué opinas de todo esto? Estoy ansioso por ver tus comentarios.

No olvides compartir este artículo en tus redes sociales para que pueda llegarle a más gente.

Como siempre, gracias por leerme, gracias por estar ahí.

Francisco