¿Cómo vas a sentirte cuando tengas la vida que deseas?
Dollarphotoclub_68939497

¿Cómo vas a sentirte cuando tengas la vida que deseas?

Buena pregunta ¿verdad? Cuando hablamos de cumplir objetivos o de diseñar la vida que deseamos, muchas veces nos dejamos en el tintero algo muy importante.

¿Cómo sabrás que has alcanzado lo que deseas? ¿Cuál es el indicador que te dice que el objetivo ya es tuyo?

En el caso de ser cosas muy concretas, definir un indicador es fácil. Algo que mida si has conseguido un 10% más de ventas respecto al año pasado o si has superado tu marca en los 10 Km.

Pero ¿qué me dices cuando se trata de algo más abstracto, menos concreto? Aquí la cosa se complica.

Permíteme que te cuente mi historia para que veas cómo lo hice yo.

Yo trabajaba hacía varios años ya en una empresa multinacional del sector químico, con un buen puesto de responsabilidad y un buen salario. Sin embargo, mi trabajo no aportaba nada a mi vida personal.

Me dí cuenta que mis valores ya no se correspondían con los de mi trabajo. Todo empezó a cambiar. Cada vez me sentía peor, sufría muchos dolores de espalda debido al stress y siempre estaba de mal humor.

Ir a trabajar se convirtió en un suplicio, me ponía muy nervioso cuando estaba de camino a la oficina, me bloqueaba mentalmente y siempre tenía una sensación de angustia encima, que irremediablemente transmitía a todo mi entorno.

Cuando el coaching se cruzó en mi camino y decidí lanzarme a formarme en este apasionante tema, descubrí un mundo nuevo, donde mis valores sí que se veían satisfechos y donde mis habilidades y capacidades podían ponerse en juego.,Empecé a realizar procesos de coaching y descubrí que era feliz ayudando a las personas a conseguir sus sueños y anhelos. Fue entonces cuando realmente fui consciente de que era aquello lo que me daba la vida. Por tanto, me enfrenté a una importante decisión:

¿seguía con lo que estaba haciendo hasta ahora, sabiendo que perjudicaba mi vida personal y mi propia salud, o bien, decidía romper con todo, ya que no podía compaginar ambas cosas, y me lanzaba a cumplir mis sueños?

La decisión estaba tomada, pero hacerla realidad fue un proceso que me llevó casi tres años. Un proceso en el que tuve que enfrentarme a mis propios miedos: miedo a perder la seguridad de un salario, miedo al fracaso, miedo al rechazo por parte de la gente a la que quiero…

Además mi propia voz interior autosaboteándome, diciéndome continuamente que yo no servía para esto, que estaba loco… en fin ya sabes a lo que me refiero.

Durante tres años estuve preparándome interiormente para el cambio, para poder tomar una decisión consecuente y poder actuar para cumplir mi objetivo.

En el tramo final, necesité ayuda externa de una gran coach amiga mía, ya que cada buen coach tiene su propio coach para seguir avanzando.

Fue aquí donde empezamos a hacer realidad el sueño. Pero primero debes diseñarlo bien y plantear tu Plan de Acción.

Y debes diseñarlo sabiendo y visualizando cuál es el resultado final, cómo será exactamente cuando lo consigas y cómo sabrás que lo has conseguido.

Pues bien, en mi caso,  empecé definiendo qué emociones tendría cuando consiguiera mi objetivo. Intentar definirla con algo más, y finalmente describir una imagen que visualice que esa emoción se está produciendo.

Sólo de este modo, cuando esa imagen se hiciera realidad, sabría que me sentiría como había predicho, porque había conseguido hacer realidad mi sueño.

Así fue:

[list type=»check»]

  • Paz Interior.
    • Sabría que es así porque me sentiría alegre y relajado.
      • La imagen era que me veía tumbado en la cama pensando en lo que debía hacer ese día, con una sensación de relax y de alegría.
  • Integridad.
    • Me sentiría orgulloso por haber alcanzado mi logro, por aportar valor a la vida de las personas y por ser capaz de lograrlo.
      • Me veo sentado en una mesa de trabajo rodeado de mis papeles y una sonrisa tonta de medio lado, que indicaría que me siento orgulloso de lo que hago.
  • Agradecimiento.
    • A mí mismo, a mi familia, a la vida, a las personas que me hayan ayudado y hayan creído en mí.
      • Me veo sentado en la mesa de trabajo, emocionado con una lágrima cayéndome por la mejilla.
  • Libertad.
    • Poder decidir lo que quiero y lo que hago sin sentimiento de culpa.
      • Me veo trabajando, pensando, escribiendo, tranquilamente frente al mar.

[/list]

Estos eran los indicadores que yo tenía previstos para saber cuándo había logrado mi objetivo.

¿Sabes una cosa? Ya he vivido estos momentos, ya se han hecho realidad. Esto me indica que he conseguido lo que quería. Mi sueño se ha hecho realidad. Pero esto no es suficiente, debemos ir a por más. Es el momento de diseñar de nuevo otro sueño para poder hacerlo realidad.

¿Y tú? ¿Cómo vas a sentirte cuando tengas la vida que deseas?

Espero que compartas tus comentarios y tus sueños como he hecho yo contigo. De este modo será más fácil poder ayudarte.

Un abrazo,

Francisco

F. J. Comes

Coach, conferenciante, formador y autor. Me gusta definirme como "Arquitecto de Sueños". Ayudo a las personas a diseñar sus sueños y guiarles en su camino para hacerlos realidad, a nivel personal y profesional.
Nombre (obligatorio)Correo electrónico (obligatorio)Web

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.