El Método Definitivo Para Vencer Tus Limitaciones

El Método Definitivo Para Vencer Tus Limitaciones

En ocasiones, cuando vamos a tomar una decisión, o bien, nos enfrentamos a una situación nueva, diferente, o de cierto peso, empiezan a aparecer las limitaciones que siempre nos atacan.

Una es el miedo, del que ya hemos hablado en un artículo anterior.

La otra es el autosabotaje, que es en lo que me voy a centrar hoy.

¿Te has encontrado ante alguna de estas decisiones, con una vocecita interior que te dice cosas como: no vas a poder hacerlo, tú no sirves, para qué lo vas a hacer, podrías hacer otra cosa, etc., etc.?

Eso es el autosabotaje.

¿Te suena verdad? ¿Te sientes identificado?

Pues no lo pienses más y lee el artículo completo porque te voy a dar herramientas que te van a ayudar a deshacerte de este comportamiento limitante, que no te deja crecer.

¿Qué genera el autosabotaje?

Las principales causas, aunque hay muchas más, que generan el autosabotaje son:

  • La fuerza del hábito. Por ejemplo, llegar siempre tarde a las citas. Haces lo que sea para perder tiempo y llegar tarde, aunque sea de manera inconsciente.
  • Comodidad. Seguir como estamos es más fácil que pagar el precio del esfuerzo de cambiar, aunque sepamos que la recompensa es importante.
  • Miedos e inseguridades. Fundamentalmente generados por baja autoestima o por miedo al fracaso. Por ejemplo, no le pido salir a una persona y así no me dice que no.
  • Pérdidas. Preferimos estar mal en una situación que obtener una pérdida que nos deje vacíos. Por ejemplo, no dejar una relación que nos asfixia.
  • Culpabilidad. Fundamentalmente las basadas en el merecimiento. Por ejemplo, cuando no queremos hacer algo para obtener una recompensa que sabemos que vamos a obtener seguro, diciendo que no lo merecemos.
  • Necesidad básica no satisfecha. Sobretodo las relacionadas con la seguridad o el reconocimiento. Por ejemplo, exagerar una enfermedad para que estén pendientes de nosotros.

Somos nosotros mismos quienes nos saboteamos para evitar salir de nuestra “zona de confort” y no tener que realizar un esfuerzo, un cambio, en fin, para no tener que pagar el precio que nos lleva al éxito, o perder ciertas cosas que ya tenemos.

Esto, unido al miedo, tiene una influencia tremenda en nosotros y nos paraliza a tomar las acciones necesarias que traigan a nuestra vida lo que deseamos.

[quote align=»center» color=»#999999″]»Autosabotaje es cuando decimos que queremos algo y después nos aseguramos de que no suceda».  Alyce P. Cornyn-Selby[/quote]

Lo más importante es saber identificar esa vocecita interior y, de algún modo, personificarla para poder visualizarla más fácil y poder contraatacar.

¿Sabes identificarla? ¿Sí? Perfecto. Ya tienes mucho ganado.

¿No? No te preocupes, yo te ayudo.

¿Cómo sabemos que nos estamos autosaboteando?

Si puedes reconocer que estás haciendo alguna de estas cosas, ¡PREMIO!, te estás saboteando:

  • Pasividad o Procrastinación. Es importante aquí que identifiques cuando dices frases como “Tengo que…”.
  • Falta de asumir la responsabilidad. Frases como “Yo no he sido”, o bien “He sido yo, pero…”
  • Victimismo. Cuando argumentas las cosas para dar pena, o bien, para que los demás hagan algo por ti porque te ven incapaz.
  • Tolerancia. Por ejemplo, toleras que tu Jefe te hable mal y no te respete.
  • Falta de compromiso. Cuando no te comprometes con lo que quieres, pierdes energía, disminuye la confianza en ti mismo y se resiente tu autoestima.
  • Hábitos no saludables. Como fumar aún sabiendo que es perjudicial, comer en exceso, no hacer deporte sabiendo que se sentirás mejor y mejorará tu salud.

Ahora viene lo interesante, sigue leyendo hasta el final.

¿Cómo puedo identificar a mi autosaboteador?

Piensa por un momento en alguna situación en la que te hayas quedado paralizado, bloqueado, aunque realmente desearas hacer lo que ibas a hacer.

¿Tenías esa voz en tu cabeza que no para de hablar y te vuelve loco?

¿Qué te decía la voz? ¿Cómo actuaba? ¿Cómo se comporta? ¿Qué características tiene?

¿Te va envolviendo poco a poco y te va llevando a su terreno? ¿O por el contrario te ataca ferozmente y de manera violenta?

¿Se hace el despistado o te taladra la cabeza sin parar?

Con todos estos datos recopilados, intenta visualizar un personaje que represente a todo esto. Puede ser un animal, un personaje de ficción, lo que tú quieras. Algo que puedas identificar fácilmente y te simbolice esa situación.

¿Lo tienes?

Vamos más allá. Ponle nombre. Ahora lo tienes bien identificado. Ya lo tienes atrapado.

¿Qué hago para vencerle?

A partir de ahora, sabes identificarlo, de modo que cuando aparezca en tu cabeza, seas capaz de darte cuenta y, conscientemente, pararlo para que no te venza.

Pero ¿cómo?. Muy fácil, te lo explico.

Imagina ahora una situación en la que hayas superado esta situación y hayas conseguido tu objetivo.

¿Qué pensaste? ¿Cómo reaccionaste? ¿Qué sentías?

Recuerda la emoción de ese momento y, a partir de ella, construye hacia atrás.

¿Cómo podrías identificar ahora a un personaje que actuó en esa situación?

Del mismo modo que antes, identifica ahora a este nuevo personaje. Ponle nombre. Este es el “héroe” que te va a salvar cuando aparezca tu “bestia”.

Búscalo cuando te haga falta y verás como logras vencer.

Haz que el héroe actúe y luche contra la bestia. No te preocupes, siempre gana el héroe. Deja que gane, permítetelo.

Conviértete entonces en protagonista y toma acción. Marca tu objetivo con claridad y ve dando pasos que te vayan acercando a él, siempre de la mano de tu “héroe”.

Cuando lo hayas hecho, verás tu objetivo cumplido.

Observa tus emociones al conseguirlo. Tu felicidad está un paso más cerca. ¿a que vale la pena?.

Ánimo, sigue. Acabas de descubrir un gran poder en ti.

Como siempre, te animo a que hagas algún comentario a este artículo y a que lo compartas en las redes sociales con tus amigos, ya que seguro que puede serles de mucha utilidad. Seguro que te lo agradecerán. ¡Menudo regalo!

Y si no estás suscrito a mi lista, te animo a que lo hagas, ya que recibirás información muy valiosa para conseguir la vida que quieres y sacar todo lo mejor de ti, para tu vida personal y profesional.

Gracias por leerme, gracias por estar ahí.

Un abrazo:

Francisco

F. J. Comes

Coach, conferenciante, formador y autor. Me gusta definirme como "Arquitecto de Sueños". Ayudo a las personas a diseñar sus sueños y guiarles en su camino para hacerlos realidad, a nivel personal y profesional.
Nombre (obligatorio)Correo electrónico (obligatorio)Web

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.