¿Hay alguien en tu vida que te agobia?
Foto: Dreamstime.com; ref: 3781300

¿Hay alguien en tu vida que te agobia?

¿Te has encontrado en alguna ocasión con una relación bien de amistad, laboral o sentimental con personas que podríamos llamar «tóxicas»?

Seguro que sí.

Me refiero a esas personas que intentan absorberte, que no te dejan ser tú mismo, que intentan manejar y dominar tu vida, para que se convierta en parte de la suya.

Personas que únicamente desprenden negatividad, que te critican a tus espaldas y, sin embargo, cuando están delante de ti, te dicen lo mucho que te quieren y te aprecian.

En el mundo laboral podrían ser los llamados «trepas», que son capaces de pisotear a cualquiera, con tal de ponerse todas las medallas y creerse mejor de los demás.

¿Quieres saber cómo puedes reaccionar en estos casos? ¿Cómo superar una relación de este tipo?

Sigue leyendo el artículo hasta el final porque voy a darte las claves para que no te desgastes en estas relaciones y consigas superar este trance.

Este tipo de personas «tóxicas» son gente que absorbe tu energía, te deja sin fuerzas mientras ellos se van creciendo conforme tú te desinflas. Son personas que viven constantemente rodeados de ideas negativas, son muy exagerados en todo, son hipocondríacos, siempre son las víctimas de todo lo que ocurre, viven en una crítica constante y la envidia les quema por dentro.

La gente con este perfil te atrapa en su red y te intenta desgastar porque, en el fondo, envidia quién eres o cómo eres o algo de tu estilo de vida. Como son sabedores de no poder alcanzar ese nivel, su forma de atacar es «destruirte» para que no seas tú mismo y te parezcas lo máximo posible a ellas. De este modo satisfacen su ego.

La solución está aquí

Ponte en situación. Piensa en esa relación «tóxica» y en la persona en concreto.

¿Lo tienes?

Repasa mentalmente la forma de actuar que tiene, las últimas cosas que te ha hecho o dicho últimamente.

¿A que te ha desgastado muchísimo? ¿Sabes cuáles son las razones?

[list type=»check»]

  • Ataca directamente a tu linea de flotación: tus valores. Los valores son los pilares fundamentales en los que se sustenta toda nuestra personalidad. Cuando este tipo de relaciones no sólo no satisface tus valores, sino que los intenta destruir, todo nuestro mundo, nuestra personalidad se tambalea. Es por ello que nos sentimos tan mal.
  • Disminuye muchísimo tu autoestima, ya que su manera de actuar es por acoso y derribo. Es un desgaste continuo, intentando mostrarse superiores y atacando a tu autoestima para que te creas inferior a ellos.
  • Destruye totalmente tu asertividad, que es la capacidad de saber decir «no» de una manera clara pero si ofender o atacar a la otra persona.
  • Consiguen que los tengas continuamente en tu mente, lo que sigue robándote energía aunque no estén presentes. Esto provoca que ellos se fortalezcan más todavía.
  • Intentan convencerte de las ideas que ellos tienen del mundo e intentan hacerte igual que ellos para crear su pequeña «legión» de seguidores, lo que consigue reforzar enormemente su ego.

[/list]

¿Qué puedes hacer tú al respecto? ¿De qué tipo de relación hablamos?

En función del tipo de relación, debes actuar de una determinada forma, que no tiene porqué ser igual a la forma de actuar en un tipo de relación distinta.

Sin embargo, estableceremos un modo genérico de actuación que te podrá ayudar en cualquier caso.

Esto es lo que puedes hacer

[list type=»check»]

  • En primer lugar revisa tus valores. Ten claro cuáles son y toma consciencia de cómo está atacando a tus valores.
  • Una vez lo tengas claro, antepón tus valores a cualquier otra cosa. No olvides que son la base fundamental de tu existencia.
  • Actúa de modo que se satisfagan siempre tus valores. De este modo serás más feliz.
  • Practica tu asertividad. De este modo serás capaz de poder frenar a la otra persona y aprenderás, poco a poco, a saber decir no. Que no te interesa lo que te dice, que no quieres entrar en su juego, que no quieres hacer lo que te está obligando o llevando a hacer.
  • Revisa tus emociones. Ellas te avisan cuando algo no funciona bien. Si empiezas a sentirte incómodo, triste, agobiado, presionado, etc, no lo pienses más. Para, relájate y actúa. Pon en marcha tu asertividad. Entonces revisa de nuevo tus emociones y verás el cambio. Te sentirás mucho mejor, pero lo mejor de todo es que tu autoestima habrá crecido de golpe muchísimo, lo que te dará afueras a tomar decisiones más decisivas.
  • No escuches tu voz interior que te estará diciendo continuamente que no hagas nada, que será peor, que se volverá en tu contra. No hagas caso de esta voz. Escucha tu interior. Como ya te he dicho antes, tus emociones te darán la respuesta.
  • Y lo más importante de todo: ACTÚA. Toma cartas en el asunto y frena esta relación negativa de una vez por todas. Pon las cosas en su sitio, pero sin enfrentamientos. Explica claramente tu parecer y aquellas cosas que no estás dispuesto a tolerar. Propón cómo quieres que sean las cosas en adelante.

[/list]

Este sería un ejemplo de cómo podríamos actuar, aunque ya he dicho que cada relación es distinta y tiene sus particularidades.

Nunca dejes que nadie te aplaste como persona. Nadie tiene derecho a hacerlo. Tu vida es tuya y sólo tú tienes el poder de decidir qué es lo que quieres en ella.

Una vez más te animo a que actúes, no lo dejes pasar más porque cada día que pasa, tienes menos energías para cambiarlo todo.

Busca en tu interior, sólo tú tienes las respuestas.

Te aviso de una cosa. Si consigues deshacerte de esa relación, crearás un vacío en tu interior. Al fin y al cabo es una pérdida, aunque sea de algo que nos perjudica. Intenta asimilar que esto es así y no vuelvas a caer en lo mismo. Si vuelves a caer, la recaída es peor, porque este tipo de personas te absorberá todavía más que antes.

Intenta llenar el vacío que deja con cosas que aumenten tu autoestima, cosas que te hagan sentir bien, alegre y feliz.

Poco a poco, irás creando un hábito que te ayudará a pasar página y te ayudará a superar la situación. Es conveniente que tengas a alguien que te ayude continuamente a crear ese hábito, que no te deje caer, que te apoye y te motive a continuar.

Las cosas no son fáciles, no te quiero engañar ¿pero sabes qué? se pueden lograr.

Lo más importante es que tomes la determinación de querer hacerlo y pasar a la acción.

¡Ánimo! es por tu bien. Logra dejar atrás todo aquello que te amarga la vida y empieza de nuevo.

Como siempre, si te encuentras perdido o necesitas un empujoncito, yo estoy aquí para ayudarte, sólo tienes que contactar conmigo a través del formulario de contacto. No te preocupes, es totalmente confidencial, nadie sabrá nada.

Espero tus comentarios al pie de este artículo y recuerda compartirlo en las redes sociales porque estoy seguro que le llegará a alguien a quien le resultará de mucha ayuda.

Una vez más, gracias por leerme, gracias por estar ahí.

Francisco

F. J. Comes

Coach, conferenciante, formador y autor. Me gusta definirme como "Arquitecto de Sueños". Ayudo a las personas a diseñar sus sueños y guiarles en su camino para hacerlos realidad, a nivel personal y profesional.
Nombre (obligatorio)Correo electrónico (obligatorio)Web

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.