¿Por qué a mí?
Dollarphotoclub_64352559

¿Por qué a mí?

Un día cualquiera te paras a pensar y te das cuenta que todo lo malo te pasa a ti. Analizas tu vida y ves que es un cúmulo de desgracias. No paras un momento, siempre te encuentras estresado, todo son problemas.

Para un momento ¿Qué te pasa?

Analízalo bien y sé sincero contigo mismo sólo por un momento ¿No estarás siendo presa del victimismo? ¿No crees que en el fondo eres tú quien provoca tus desgracias?

Sigue leyendo y te enseñaré a identificar si sufres el síndrome de la víctima. Además te daré pautas para que elimines este mal hábito de tu vida.

En primer lugar intentemos definir qué es el victimismo, veremos sus causas e intentaremos modificar este comportamiento en nuestras vidas.

¿Qué es el victimismo?

El victimismo no es más que un comportamiento limitante, por el cual tomamos una situación de No Responsabilidad frente a las cosas que nos suceden. Nosotros somos los protagonistas de nuestra vida y tenemos el poder de elegir lo que queremos para nosotros.

Cuando en nuestra vida nos ocurren continuamente cosas que no nos gustan, muy posiblemente se deba a que, inconscientemente, nosotros las elegimos para que formen parte de nuestra vida.

Suena un poco extraño, pero es así en realidad.

Todo aquello que realmente nos interesa se encuentra dentro de lo que llamamos nuestro círculo de influencia. Cuando estamos dentro de él, nos comportamos como protagonistas de nuestra historia y somos capaces de tomar decisiones. Cualquier cosa que se encuentre fuera de este círculo, forma parte de nuestro círculo de preocupación. Esto significa que en esta zona, somos víctimas de los acontecimientos, nos dejamos llevar y no somos capaces de tomar decisiones, pensamos que las cosas no dependen de nosotros.

zona_influencia
tomado de http://alvarofelipe.com/articulos/2012/07/12/12/circulo-de-influencia-y-circulo-de-preocupacion

Cuando somos víctimas, nos dejamos arrastrar por la situación y sólo conseguimos protestar, quejarnos, compadecernos de nosotros mismos y quedar encerrados en un bucle, que no tiene salida.

En esta situación actuamos de manera reactiva sobre el problema, bien justificándonos, bien postergando las decisiones a tomar para solucionar el problema.

¿Cómo identificar el victimismo?

Existen una serie de comportamientos asociados al victimismo muy típicos, que seguro te identificas con alguno de ellos:

[list type=»check»]

  • Es culpa de los demás.
  • Tengo razón, los otros no la tienen.
  • ¿Por qué a mí?
  • Estoy muy agobiado.
  • ¡Pobre de mí!
  • La gente es mala.
  • Todo me pasa a mí.
  • Sufro mucho.
[/list]

Podríamos continuar con una inmensa lista, pero seguro que algo ha resonado dentro de ti ¿verdad?

[bctt tweet=»Lo que me ocurre lo creo, lo provoco o lo permito.»]

¿Cuál es la causa de este comportamiento?

Mira, para que sea mucho más fácil de entender, no voy a darte una explicación muy técnica. Te voy a poner un ejemplo concreto, que nos ha ocurrido a todos ¡seguro!. Con esto entenderás perfectamente el funcionamiento de este comportamiento y podrás aplicarlo a cualquier otra situación.

Cuando alguien está enfermo, normalmente, recibe muchas más atenciones de la gente de su entorno. Es entonces cuando aparece nuestro comportamiento de “Víctima”.

¿Qué ocurre? pues que se está muy bien cuando todo el mundo te mima y está pendiente de ti, lo que provoca en ocasiones que no quieras curarte del todo, que lo hagas más largo o que te quejes más de lo que realmente te duele. Sólo buscas atención. Quieres satisfacer tus necesidades de cariño, protección, seguridad… Sabes perfectamente que cuando te cures, se acabó. No quieres perder esto.

¿Lo entiendes ahora verdad? ¿A que no es la primera vez que has hecho esto?

Ahora te explicaré qué hacer para deshacerte de este mal hábito.

¿Cómo luchar contra el victimismo?

Lo primero y fundamental es tomar responsabilidad de nuestras aciones. Si tomamos responsabilidad sobre nuestra vida y lo que nos ocurre, podemos hacer principalmente dos cosas: aceptar la situación o bien buscar el medio de continuar el camino hacia el resultado deseado.

Debemos pues hacer más grande nuestro círculo de responsabilidad, siendo conscientes del problema y que la solución se encuentra en nosotros. Elige tomar el papel de protagonista y elegir qué es lo que quieres en tu vida. Deberás entonces tomar acción y empezar a crear nuevos hábitos que te enfoquen a los resultados que deseas en tu vida.

Cuando actuamos como víctima es como si el origen de nuestro problema fuera externo, ajeno a nosotros. Sin embargo, cuando asumimos el papel de protagonista, somos capaces de focalizar en nuestro interior y adoptar una responsabilidad para afrontar el problema, de la que carecemos totalmente al ser víctimas.

Así pues, si te has identificado como víctima, ponte en acción ¡YA! y contacta conmigo a través del formulario de contacto. Cuéntame qué te pasa y pondremos en marcha un proceso de coaching, que estoy seguro será la mejor inversión que habrás hecho en tu vida.

Deshazte de tus agobios y empieza a ver la luz. No te arrepentirás, te lo garantizo.

No olvides compartir este artículo con tus amigos, ya que estoy seguro te lo agradecerán.

Y como siempre, gracias por leerme, gracias por estar ahí.

Francisco

F. J. Comes

Coach, conferenciante, formador y autor. Me gusta definirme como "Arquitecto de Sueños". Ayudo a las personas a diseñar sus sueños y guiarles en su camino para hacerlos realidad, a nivel personal y profesional.
Nombre (obligatorio)Correo electrónico (obligatorio)Web

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.